"En Jesús encontramos todo"

Congregación de los SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de los hermanos y hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

 

Home / Noticias / Inicio del noviciado 2017 en Salamanca, Espagne (Hnos)

Inicio del noviciado 2017 en Salamanca, Espagne (Hnos)

A las 7 de la tarde del domingo 3 de septiembre, en la pequeña pero ampliada capilla de la comunidad del Encinar, ha tenido lugar el inicio del noviciado de Quentin, Henri, Santiago y Daniel.  Un noviciado internacional con dos pre novicios franceses y dos españoles. La sencilla celebración la ha presidido el superior provincial, Aurelio Cayón sscc, y ha contado con la presencia de Alphonse Fraboulet sscc en representación de la provincia de Francia. 

La Palabra de Dios que se proclamó hablaba de "Sal de tu tierra" y de "Dios se revela a los sencillos". Dos actitudes buenas para entrar en este año único y especial que Aurelio calificó de "regalo".

Tras sus peticiones, en las que recogieron su camino vocacional de estos años, Enrique Losada sscc, como maestro de novicios, los recibió con un abrazo y les hizo entrega de las Constituciones de la Congregación, donde se recoge nuestra vocación y misión como religiosos ss.cc.  Les deseamos a los 4 un buen discernimiento y a los 7 que forman la comunidad un buen año. Rezaremos por vosotros.

Es también una alegría poder informar de que en las próximas semanas entrará un joven en el pre noviciado de la provincia de Francia (Chadwick) y dos en el de la provincia ibérica (Juande y Tomás).

03/09/2017

  • 1. Pedro Vidarte Escribe el 12/09/2017 al 20:50:

    Queridos hermanos, muchas bendiciones y mucha alegría en el Señor, para vivir este tiempo de dicha que nuestro Buen Dios les regala. Vienen bien aquí las primeras palabras del fundador al salir de su escondite:"Cuando salí me prosterné al pie de una encina que había no lejos de la casa, y entregué mi vida...". De algún modo, el noviciado nos invita a "salir" para dejar que el Señor "entre" en nuestra vida y nos ayude a responder, con generosidad y mucha caridad, al llamado de "entregar nuestra vida" a su servicio.